Saltear al contenido principal

Barcelona: escenario abierto

Aún bajo el impacto de los resultados de las elecciones del 28 de abril, empezamos a pedir a los ciudadanos por sus intenciones cara a las elecciones municipales. Los datos de la encuesta de EL PERIÓDICO sobre la ciudad de Barcelona reflejan las tendencias de las elecciones generales, pero a la vez constatan también el perfil propio que normalmente han tenido los comicios locales. Así, en estos momentos, solo un 54% tiene decidido votar al mismo partido que el 28 de abril, mientras que un 20% dice que votará una fuerza política diferente.

ERC sale por delante en intención directa de voto, pero, en preferencias para la alcaldía, Ada Colau cuenta con una ventaja de más de seis puntos frente al candidato republicano. Los republicanos aprovechan el empuje de las generales para recoger simpatías procedentes de la mayoría de partidos, en especial de JxCat, de los ‘comuns’ y de la CUP. Con todo, su fidelidad de voto se sitúa aún por debajo del 60% y también deja marchar votos hacia otras fuerzas soberanistas.

Barcelona en Comú sigue de cerca a los republicanos, tanto en la intención directa como en estimación de voto. Colau es bien valorada por los suyos y es la líder que obtiene más apoyo dentro del electorado propio. La alcaldesa y su formación concentran su fuerza, y se imponen a ERC, entre los menores de 45 años, mientras que los republicanos a pesar de tener unas simpatías más transversales, salen en primera posición entre los que superan esa edad.

JxCat obtiene la mitad del apoyo que obtuvo en el 2015 intercambiando la fuerza, y buena parte de los votos, con ERC. Y Ciutadans mejora ligeramente los resultados, pero lejos de las primeras posiciones. Manel Valls, con una notoriedad alta, es apreciado por la mayoría de votantes de Ciutadans y del PP, pero también es el candidato que genera más rechazo. Más de un 20% de los barceloneses le otorgan la mínima valoración. El PP está en el límite de obtener representación en el consistorio y la CUP, perjudicada por las generales, la perdería. Y Jordi Graupera, que aún se sitúa lejos del umbral del 5%.

Así pues, aunque solo faltan tres semanas de las elecciones municipales, el escenario sigue muy abierto. La atención de las últimas semanas se ha centrado en las elecciones generales y los ciudadanos aún no han terminado de hacer la inmersión en las municipales. El inicio de campaña situará definitivamente los electores en el espacio barcelonés y la diversidad de las ofertas electorales. Eso sí, con el marco de fondo de una realidad política y electoral muy movilizada por un nuevo ciclo electoral iniciado hace poco mas de una semana con las elecciones generales.

 

Àngels Pont i Domènech

Artículo publicado en El Periódico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba