Saltear al contenido principal

Socialistas al alza

Cercanos al inicio de la campaña electoral, los socialistas salen con una clara ventaja para obtener la victoria en las elecciones generales del próximo 28 de abril. Desde la convocatoria, han mejorado sus expectativas que se sitúan, a día de hoy, alrededor del 30% de los votos y de los 130 escaños. El PSOE es el que cuenta con una mayor fidelidad entre sus votantes y consigue atraer votos de prácticamente todas las demás formaciones, especialmente de Unidas Podemos y de la abstención. Pedro Sánchez es el político mejor valorado y el preferido, con diferencia, como próximo presidente. Además, los votantes socialistas son los más satisfechos con su líder, un dato muy relevante teniendo en cuenta que la valoración de Sánchez solía ser más modesta entre los suyos de lo que lo era la de Rivera o Casado entre los votantes de Ciudadanos o PP, respectivamente.

Las otras formaciones, PP, C ‘s y UP, tienen en común una mayor inestabilidad en su electorado: una fideliodad que ronda el 40%, trasvases importantes hacia otros partidos y un grado de indefinición elevado. Los populares ceden voto sobre todo a Vox y Ciudadanos y un 30% de su electorado de momento no se define. El PP, que podría perder una cincuentena de escaños, mejora ligeramente sus expectativas respecto a febrero porque ha reducido notablemente la transferencia de voto hacia Vox. En la confrontación con Ciudadanos, los populares tienen a favor la fuerza de la experiencia y Ciudadanos, la de su líder. De hecho, Rivera gusta casi tanto como Casado entre los votantes del PP.

Ciudadanos mejora sus resultados de 2016 pero, sino lo cambia la campaña electoral, su crecimiento será modesto. La fidelidad de su electorado no llega al 40% y pierde votos a partes iguales hacia el PP y el PSOE, aunque la principal fuga de votos es hacia Vox. Posiblemente este es el principal escollo de esta formación, que ha perdido la centralidad que tenía hace un año, cuando las encuestas le otorgaban la posibilidad, incluso, de obtener la victoria. Casi el 50% de sus votantes dice que todavía tiene dudas sobre a quién acabará votando y es relevante comprobar que la duda más habitual es entre votar C ‘s o el PSOE.

Unidas Podemos comienza la campaña electoral con una fidelidad baja y una transferencia de voto muy importante hacia el PSOE, prácticamente en exclusiva. Después de Ciudadanos, es el partido con un porcentaje más alto de votantes que tiene dudas, sobre todo entre UP y el PSOE. Iglesias se ha debilitado entre sus votantes y es el candidato que obtiene la valoración más baja dentro de su propio electorado, que se divide entre Sánchez y Iglesias cuando se le pide a quien preferiría como presidente.

Vox, aunque ha perdido parte del empuje inicial, entraría con fuerza en el Congreso, aunque de forma más moderada de lo previsto hace dos meses. Con todo, hay una parte de los indecisos del PP y de Ciudadanos que podrían terminar tomando esta opción.

En definitiva, el punto de partida de la campaña muestra unas tendencias claras para cada una de las principales formaciones respecto al 2016. Las sorpresas que se esperan, en todo caso, afectarán a su magnitud. Otra cosa es la gobernabilidad, que no se prevé fácil, y que, en buena medida, dependerá de la ventaja final que obtenga el PSOE sobre sus rivales.

Àngels Pont

Directora de GESOP

 

Artículo publicado en El Periódico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba