Saltear al contenido principal

Escenario post 9-N. Podemos

Artur Mas sale reforzado del 9-N. Todos los indicadores del último Barómetro Político de Catalunya publicado por EL PERIÓDICO lo ponen de manifiesto. La valoración del líder de CiU es la más alta desde las elecciones del 2012, lidera las preferencias a presidente en su pugna con Oriol Junqueras y ve mejorar ligeramente la expectativa de voto de su partido. La opinión pública reconoce un éxito de Mas en el 9-N. Así, vuelve a superar el aprobado, después de dos años sin llegar, mejorando su nota medio punto respecto del sondeo de junio. De las fuerzas políticas que apoyaban el 9-N, también ha salido reforzado el diputado de la CUP David Fernàndez, que es quien obtiene una mejor valoración. Retroceden Junqueras y Herrera. De hecho, el líder de ERC obtiene el peor registro de la legislatura y, por primera vez desde el 2012, no es el mejor valorado. […]

El impacto del 9-N sobre la proyección de voto es más difícil de evaluar, si bien en relación a la última encuesta se constata una ligera mejora de CiU y un cierto retroceso de ERC. Eso sí, por primera vez en la actual legislatura, la suma de ambos no les da la mayoría absoluta en el Parlament. La hipótesis de una candidatura conjunta, lejos de ayudarles, les aleja aún más de la barrera de los 68 escaños. En el estancamiento de estas fuerzas no es ajena la aparición de Podemos, que emerge con mucha más fuerza que en junio. Parece, pues, que en el debate sobre la independencia y el futuro político de Catalunya se empiezan a cruzar las dinámicas de voto que se dan en el resto del Estado. Podemos ocupa la tercera posición cara a las elecciones catalanas y un destacado primer lugar a las generales, mientras que PSC, ICV-EUiA y PP retroceden, este último cediendo un importante contingente de votos a Ciutadans, que se disputa con Podemos el tercer puesto en los comicios al Parlament.

Así pues, lejos de reducirse la inestabilidad electoral, esta va en aumento. Las fidelidades de voto de los diferentes partidos se sitúan en niveles muy bajos en la mayoría de casos, especialmente en cuanto al PP, PSC e ICV-EUiA. Solo C’s y ERC se sitúan por encima del 60% y el 70% respectivamente. Las fuertes oscilaciones que traslucen las matrices de trasvase de voto son, en sí mismas, un reflejo de la aún poca solidez de los cambios que se vislumbran; nos indican el camino y no tanto la magnitud. Son, eso sí, un buen indicador de las inquietudes y el malestar de los ciudadanos, que la encuesta pone de relieve que se aglutinan, en buena parte, alrededor de la fuerza liderada por Pablo Iglesias.

Este nuevo partido se manifiesta también con fuerza en Catalunya. ¿De dónde sale Podemos? ¿De donde salen sus simpatizantes? Recibe votos de todo el arco parlamentario, incluso del PP y CiU, pero sobre todo del PSC, ICV-EUiA, Ciutadans, la CUP y también de la abstención. La inestabilidad y volatilidad del voto de los últimos años hace difícil saber con precisión si es un trasvase directo o derivado, es decir, que muchos de aquellos que habían perdido su referente y lo habían buscado en varios partidos lo están recuperando en Podemos. El simpatizante de Podemos es crítico con el Govern, muy crítico con Mas (2,9) y Alicia Sánchez-Camacho (1,1) y se siente de izquierdas y tan catalán como español.

En definitiva, Podemos simboliza y sintetiza la expectativa de cambio por encima incluso de ERC, que desde hace meses está estancada. Se trata de un momento complejo y apasionante, donde se cruzan los ejes tradicionales de competencia electoral con los nuevos, en un marco de crispación y descontento por la crisis económica, social y política, donde la mayoría pone en duda y desconfía de que las soluciones las aporten los que han protagonizado la vida política en los últimos 30 años.

 

Artículo publicado en EL PERIÓDICO DE CATALUNYA el 24 de noviembre de 2014.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba