Saltear al contenido principal

Elecciones abiertas

La capital catalana no escapa a las transformaciones políticas que está viviendo el conjunto del país, como refleja el Barómetro de Barcelona que publica hoy EL PERIÓDICO. De momento, el alcalde Trias consigue mantener a CiU como primera fuerza, pero no es capaz de frenar el desgaste que arrastra la federación nacionalista a nivel electoral, pese a mejorar los indicadores relativos a la gestión municipal, lo que indica que hoy las tendencias electorales en la ciudad se escapan de los límites de la política municipal. […]

En este sentido, el escenario político propio de Barcelona se ha difuminado y el mapa electoral que se dibuja en la ciudad cada vez se mueve más al ritmo del contexto político general. La encuesta de hace un año, pasadas las elecciones al Parlament del 2012, ya ponía de manifiesto la fragmentación del espacio político local, derivado del crecimiento de los partidos hasta ahora minoritarios y el retroceso de los grandes. Doce meses después, esta tendencia no ha hecho más que acentuarse.

Así pues, la política barcelonesa parece cada vez más sometida a los movimientos generales de la política catalana y española, que vive en permanente transformación y camina hacia una reconfiguración profunda del sistema de partidos, como se pudo comprobar en las pasadas elecciones europeas. Precisamente, los comicios del 25 de mayo supusieron la primera victoria electoral de Esquerra tanto en Catalunya como en Barcelona desde la recuperación de la democracia, y el barómetro publicado hoy confirma a los republicanos como la principal alternativa al actual gobierno municipal.

Pero las elecciones europeas también pusieron de relieve la aparición de nuevas fuerzas, que aspiran a ocupar el espacio político que pierden los partidos tradicionales. En el caso de la capital catalana, el movimiento que parece llamado a jugar este papel es Guanyem Barcelona. Es pronto para medir las posibilidades reales de esta plataforma cara a las elecciones, dado que una parte de los barceloneses todavía no han oído hablar de ella y que se desconoce cómo se acabará de configurar, pero los primeros datos permiten aventurar que puede llegar a tener un papel protagonista si consigue sumar a todos los actores que ahora está intentando hacer confluir.

En definitiva, a día de hoy las elecciones municipales en Barcelona se presentan más abiertas que nunca. Los movimientos en torno a Guanyem Barcelona hacen que todavía desconozcamos cuál será la oferta electoral que se presentará a los barceloneses en el 2015. Además, la fragmentación del voto no exigirá un gran resultado para convertirse en primera fuerza, abriendo así el abanico de posibilidades. En estos momentos, CiU se mantiene al frente, pero no logra frenar su desgaste y cada vez ve más cerca la amenaza que supone ERC. A la vez, esta carrera podría tener un tercer competidor, Guanyem Barcelona, si consigue aglutinar a las fuerzas de la izquierda alternativa y presentarse de forma creíble como opción de gobierno para la ciudad. Así, los meses que faltan hasta mayo del 2015 serán, más que nunca, decisivos.

Artículo publicado en EL PERIÓDICO DE CATALUNYA el 25 de julio de 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba