Saltear al contenido principal

La consulta y las encuestas

El jueves al mediodía Artur Mas hizo públicas las preguntas de la consulta a celebrar en 2014. Fue el mismo día, sobre las siete de la tarde, cuando GESOP comenzó el trabajo de campo de la encuesta que se hizo pública este fin de semana en EL PERIÓDICO (1 y 2). Desde hoy se pueden consultar en detalle los resultados de la misma en la web del diario, ya que se da acceso a las tabulaciones y al fichero de datos de la encuesta. El cuestionario utilizado fue breve y centrado únicamente en la consulta: el conocimiento sobre el acuerdo alcanzado, las opciones de voto y la valoración de los pasos a seguir a partir de ahora. En las próximas líneas, queremos centrarnos en analizar únicamente los resultados de la encuesta en cuanto a las preguntas de la consulta, que son las que siempre levantan más controversia. […]

Las preguntas se formularon utilizando exactamente los enunciados que hizo públicos el President junto con los partidos que llegaron al pacto. Tal como se acordó, a la segunda pregunta sólo accedían los entrevistados que contestaban afirmativamente la primera. En ambos casos, además de los enunciados, se leían las siguientes opciones de respuesta: sí, no, voto en blanco y voto nulo; en la primera pregunta, además, también se sugería la posibilidad de abstenerse. Como es lógico, los entrevistados también podían optar por decir que no lo sabían (NS) o que no querían contestar (NC). Así pues, las combinaciones que surgían de las dos preguntas en la encuesta eran diversas, tal como se detalla en la tabla siguiente.

En la columna A se presentan los resultados sobre el conjunto de los catalanes con derecho a voto, es decir, mayores de edad y con la ciudadanía española. La lectura, pues, sería que un 41% de los catalanes dice que votaría hoy por la independencia.

La columna B ofrece los resultados sobre el conjunto de los catalanes con derecho a voto, exceptuando los que han tomado la decisión de abstenerse. Es el dato que publicó el sábado EL PERIÓDICO en portada. La lectura sería que un 44,1% de los catalanes que no descartan ir a las urnas dice que votaría hoy por la independencia.

La columna C presenta los resultados sobre los entrevistados que han dado una opción concreta de voto, es decir, descartando los que han dicho que no lo sabían o no querían contestar, además de los abstencionistas. Podríamos decir que son los que tienen el voto decidido. En este caso, el 49,8% de los catalanes que tienen decidido el voto votaría a favor de la independencia. Es importante dejar claro este dato, porque algunos han querido recalcular los resultados tomando sólo los que se manifestaban a favor o en contra, dejando de lado los votos en blanco y los nulos, que también son una manifestación de la opción de los votantes; en EL PERIÓDICO se daba el detalle de cada una de las opciones para poder hacer los cálculos correctamente.

Así pues, agrupando las respuestas podemos resumir los resultados obtenidos para cada uno de los dos escenarios que plantea la consulta de la siguiente manera.

Todos estos datos son directos y ponen de manifiesto una ventaja de salida del sí sobre el no, especialmente en la primera pregunta, pero también cuando se habla de independencia. Pero hay que tener presente que estas cifras no son una proyección o una estimación del resultado que tendría la consulta si se celebrase hoy. Para que eso fuera así, se tendrían que establecer factores de corrección a partir de otras variables para atribuir una estimación final a cada una de las opciones. De hecho, sería similar a como se hace la estimación de voto para unas elecciones, donde una cosa es la intención directa y otra el valor final estimado para cada opción política. Ahora bien, en el caso de la consulta esta estimación sería relativamente más compleja, porque no se dispone de experiencias similares anteriores en nuestro país. Analizaremos para futuros estudios si sería o no prudente y recomendable elaborar una estimación del resultado.

En cualquier caso, la formulación de la consulta a través de dos preguntas abre el abanico de posibilidades de respuesta, pero también complica la interpretación de los resultados de la encuesta y puede acabar dificultando la interpretación de los resultados de la propia consulta, según cuáles sean estos. Así, pues, la voluntad de llegar a un acuerdo entre todos los partidos implicados ha dado lugar a una pregunta que puede ser inclusiva pero que no es tan clara como sería deseable, ya que puede generar un resultado sujeto a interpretaciones diversas. Sería bueno que se aclarara pronto qué resultado debería alcanzarse para dar como vencedor a cada uno de los tres posibles escenarios que puede dejar la consulta.

Finalmente, hay que añadir un elemento que algunos pueden desconocer, pero que es muy relevante tener presente a la hora de analizar los datos de una encuesta. El código deontológico de las empresas de investigación recomienda publicar los resultados de cada una de las preguntas con su NO SABE y NO CONTESTA correspondiente, para poder conocer cómo se ha pronunciado el conjunto de la muestra. Sólo cuando se hace una proyección o estimación de voto se obvia el NS/NC, ya que se le atribuye un valor a partir de otros factores, cosa que no se ha hecho en este caso.

Artículo publicado el 18 de diciembre de 2013 en EL PERIÓDICO DE CATALUNYA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba