Vinaora Nivo Slider Vinaora Nivo Slider Vinaora Nivo Slider Vinaora Nivo Slider Vinaora Nivo Slider
Jueves, 17 Noviembre 2016 09:20

¿Está cambiando el perfil de los turistas de Barcelona? Una mirada a los últimos cinco años

Escrito por 

Si los pronósticos se cumplen, la ciudad de Barcelona completaría en 2016 siete años consecutivos de récords pulverizados en cuanto a llegada de turistas. Ya entre julio y agosto de este año se calcula que más de 1,7 millones de visitantes se alojaron en hoteles, superando en casi 5% lo visto en igual período de 2015. La robusta tendencia alcista del turismo en la capital catalana se mantiene al punto que “casi” ni sorprende.  Pero detrás de todo este “boom” hay bastantes elementos llamativos o que merecen la pena observar con detención, especialmente los vinculados al perfil de los turistas. El objetivo de este artículo es analizar cómo ha evolucionado el volumen, origen y preferencias de los visitantes a Barcelona, centrándonos en los cambios producidos entre 2010 y 2015. [...]

La llegada de turistas a Barcelona durante el período analizado —considerando el número de huéspedes en hoteles, hostales y apartamentos turísticos— creció un 18%, a casi nueve millones de visitantes. Una cifra históricamente alta que, sin embargo, no considera a quienes se hospedan en las redes de “pisos compartidos”, cuyo registro no está medido por cifras oficiales.

El trasfondo de esta alza en el número de turistas es particular, pues no se traspasa necesariamente a las actividades que de manera tradicional nutrían la oferta turística de la ciudad. Desde ahí que se comienza a percibir un cambio de perfil de los visitantes, con turistas que se mueven más por los panoramas de ocio que culturales. Un ejemplo de esta tendencia la podemos observar en los museos, cuyas cifras de visitas crecían hasta 2007 a la par que el número total de viajeros que aterrizaban en Barcelona. En el período 2010-2015, se exhibe que la trayectoria de las visitas a los museos está prácticamente estancada, con un avance de solo 0,7% y muy lejano al incremento del 18% de los huéspedes. El único museo que ha aumentado su popularidad es el Museo del Fútbol Club Barcelona, de contenido lúdico, que expone un salto en las visitas de 36,2% durante el período analizado. Tan relevante ha sido su crecimiento que del total de visitantes a museos de la ciudad, la galería del Barça pasó de captar el 12,1% en 2010 al 16,4% en 2015.

Este contraste entre la fuerte alza en el número de visitantes a Barcelona y el estancamiento en las visitas a los museos es un primer elemento que expone el importante cambio de perfil de turistas que está experimentando la ciudad. Un segundo aspecto relevante es la procedencia de los turistas. Las cifras del INE demuestran que los visitantes provenientes del Estado español representaron el 2015 el 20,3% de los turistas, lejos del 28% que exhibía en 2010.

El cambio del peso de los turistas “nacionales” en el total se debe a una baja en su número y también a un alza de visitantes “extranjeros”, los que han aumentado en casi 1,5 millones entre 2010 y 2015, pasando actualmente a representar casi el 80% del total. La composición de los turistas foráneos también ha sido sujeta a transformaciones, la cual es más evidente si se considera la tendencia de la última década. Por ejemplo, en 2005 el grupo de turistas extranjeros mayoritarios eran los británicos, con cerca del 16% del total de visitantes internacionales. En 2015, esa cifra bajó al 10,9%. Si se considera el peso de los cinco colectivos de turistas más importantes (España, Reino Unido, Francia, Italia y Alemania) se observa que el 2010 representaban el 64% y el año pasado bajaron a 58%.

Dichas evoluciones responden a un mayor protagonismo de los turistas provenientes de países no tradicionales. Los rusos, por ejemplo, hace diez años llegaban solo al 0,6% del total de turistas provenientes del exterior y en 2014 alcanzaron el 3,2%. También el número de turistas asiáticos ha ido al alza, ya que en 2015 aumentaron un 8,1% respecto al año anterior y ya representan el 8,6% del total de turistas foráneos.

Existen varias razones que explican este aumento y mayor diversificación de los visitantes internacionales en Barcelona. Una de ellas es el trasvase de turistas “prestados” provenientes de otros destinos turísticos que compiten directamente con Barcelona y España (Túnez, Egipto o Turquía, por ejemplo), según informes de Exeltur. Otra razón es la mayor participación global de los turistas provenientes de países emergentes, lo cual significa un impacto en el mercado turístico catalán. De acuerdo a cifras de la Organización Mundial del Turismo (OMT), el mercado del turismo global en el 2000 contaba con una participación de viajeros de economías emergentes del 37%. En 2015 la cifra aumentó a 45% y al 2030 se espera que capte el 57%.

Podemos también inferir, como tercera razón, el impacto del éxito deportivo del Futbol Club Barcelona en el turismo de la capital catalana. Según un informe de Deloitte, en 2014 el 6% de los turistas que visitaban la ciudad tenían como destino principal presenciar las instalaciones del “Barça”. Lo anterior ha ayudado que el Museo del FC Barcelona se consolide en 2015 como el tercer destino más visitado de la ciudad, después de la Sagrada Familia y el Park Güell.

La evolución de la llegada de turistas, visitas a museos y origen de los viajeros nos llevan a deducir que existe un cambio de perfil de los turistas de Barcelona entre 2010 y 2015. La figura del nuevo visitante del principal destino turístico español se caracteriza por ser más internacional, más heterogéneo y más interesado en actividades de ocio (en perjuicio de las culturales) que en el pasado. Esta información es relevante para entender su impacto en otros ámbitos, teniendo en cuenta la relación beligerante que exponen diversos barrios barceloneses con el turismo masivo, y además con las estrategias que buscan las autoridades para armonizar la huella de una de las principales industrias y generadoras de empleo del territorio.